La afición cadista se caracteriza por seguir a su equipo allá donde juegue. Hay desplazamientos asequibles en kilómetros, pero por nuestra situación geográfica muchos de los desplazamientos suponen recorrer España de punta a punta. En los últimos años ha habido cientos de cadistas en tierras tan lejanas como Pontevedra, Ferrol, Lugo, Amurrio, Irún, Bilbao, Logroño, Tarragona, Huesca... Pero "gusto" por los kilómetros no es de ahora, tiene un amplio historial, incluso más meritorio, por las dificultades de transportes y carreteras, teniendo su génesis en 1940 con un desplazamiento de 700 personas por bus y barco a Huelva.
A %d blogueros les gusta esto: