Icono del sitio El fútbol y más allá

Estadio Mirandilla de Cádiz

Este artículo ha sido posible gracias a fuentes documentales, prensa, fotografías, etc; pero, sobre todo, a testimonios directos de aficionados que vivieron aquella época y que la recuerdan y cuentan con gran detalle y entusiasmo, como Alejandro Acedo o Manolín Bueno, entre otros muchos, que mantienen viva en su memoria todos los detalles de sus vivencias en el viejo Campo de Mirandilla. Especial relevancia tienen las aportaciones documentales de José Mª Pérez Valiente, miembro de la Asociación de Antiguos Alumnos del colegio Mirandilla y estudioso de la historia del colegio y del club.

El Estadio Mirandilla, cuyo nombre oficial era Campo de Deportes Mirandilla, fue el estadio de fútbol de la ciudad de Cádiz durante veintidós años, desde agosto de 1933 a agosto de 1955. Fue el campo de juego del primer equipo de la ciudad, el Mirandilla FC, que en 1936 cambió su nombre por el de Cádiz FC. Estaba situado en la avenida 14 de abril, posteriormente llamada Ana de Viya, justo al lado de la plaza de toros.

 

Campo de Deportes Mirandilla – Jugada con plaza de toros al fondo.

Durante sus veintidós años de vigencia, el Campo del Mirandilla fue testigo del auge del Mirandilla FC como equipo representativo de Cádiz, pasando en apenas dos años de jugar en Regional a hacerlo en Segunda División en 1935. Poco después, en junio de 1936, se aprobabaría el cambio de nombre, pasando a Cádiz Fútbol Club. Con la recuperación de las competiciones tras la guerra, ya como Cádiz FC, en el Campo de Mirandilla se estuvo a punto de festejar el ascenso a Primera del equipo en 1940, pero no pudo ser. Posteriormente, el Cádiz CF cayó hasta Regional, ascendiendo a Tercera en 1945, donde compitió hasta el ascenso a Segunda en 1955, coincidiendo con el ocaso del estadio del Mirandilla, que estaba en unas condiciones pésimas.

A continuación se narra la historia del Campo de Deportes Mirandilla, profundizando algo más en sus diferentes páginas y con mayores detalles. Para mayor documentación, se puede consultar el Volumen I de “Cien años de historia del Cádiz CF (1910-1935)“, escrito desde el Área de Historia del Cádiz CF.

ORIGEN DEL NOMBRE “MIRANDILLA” (1895)

A finales del S. XIX, en 1895, los Hermanos de las Escuelas Cristianas fundan el colegio San Miguel Arcángel, en el barrio Santa María, para atender a la población infantil que ya se extendía por los extramuros de la ciudad. Para su financiación fue fundamental la aportación del benefactor gaditano D. José Moreno de Mora y Vitón.

Colegio Mirandilla, fundado en 1895.

El colegio se construye en la zona conocida popularmente como “La Mirandilla”, por ser una especie de pequeño mirador en un montículo entre el arrabal de Santa María y el Paseo del Vendaval, actual Campo del Sur. Por ello, desde su origen, el colegio será conocido como La Mirandilla, La Salle – Mirandilla.

MIRANDILLA, UN PIONERO DEL FOOT-BALL EN CÁDIZ (1908-1910)

Esa época de finales del siglo XIX y principios del XX coincide con la popularización de un nuevo deporte, el foot-ball. Ya en diciembre de 1.903 se hace un llamamiento a través de la prensa para una convocatoria en la plaza de toros de La Hoyanca (situada en el actual colegio “Campo del Sur”) para formar un equipo de fútbol. Al estar enfrente del colegio de La Mirandilla, es de suponer que muchos de sus alumnos y chavales del barrio acudieran a la cita, siendo los primeros en verse “contagiados” por la pasión del fútbol en la ciudad.

Plaza de toros de La Hoyanca, frente al Colegio Mirandilla. Lugar donde se juega por primera vez al fútbol en Cádiz.

En el colegio Mirandilla, impulsado por el Hermano Domingo José, se apuesta por la actividad gimnástica y deportiva como parte de la educación integral, algo incipiente y novedoso en la época. Aunque posiblemente ya se jugase al fútbol desde los orígenes del colegio, las primeras referencias datan de 1908. En esos primeros años del siglo XX surgen infinidad de equipos en la ciudad, destacando el Sporting Club, el Volante, el Gaditano FC o el Cádiz FC. No obstante, la hegemonía la marca el Español FC de Cádiz.

EL ESPAÑOL FC DE CÁDIZ (1911-1928)

El Español FC de Cádiz es el principal equipo de fútbol de Cádiz, desde su fundación en 1911 hasta su desaparición en 1928. La hegemonía del Español FC sobre el resto de equipos de la ciudad se fundamentaba en estar protegido desde el Real Club de Tiro Nacional.

Desde el Club de Tiro se garantiza su estructura, sus gastos y, sobre todo, le ofrece un campo de juego reglamentario, primero en sus instalaciones, el “Campo de Tiro”, y posteriormente en el Campo Ana de Viya, en la avenida de las afueras de la ciudad, donde actualmente se encuentra el Colegio San Felipe Neri.

Campo del Ana de Viya.

El Español FC se proclamará en 1916 brillante campeón del primer Campeonato de Andalucía, venciendo en la final al Sevilla FC.

Español FC, primer equipo de Cádiz de 1911 a 1928. Campeón de Andalucía 1916.

DECLIVE DEL FÚTBOL GADITANO (1924-1928)

El Cádiz FC y el Mirandilla FC tuvieron vidas paralelas hasta 1924, año en el que se produce una especie de fusión entre ambos, quedando con el nombre de Mirandilla FC, con el objetivo de que el Mirandilla FC participase en las eliminatorias del Campeonato Regional Sur de 1924 y 1925 utilizando el registro del Cádiz FC de 1910.

El Mirandilla FC lleva los colores de la congregación lasaliana, esto es, amarillo y azul, vistiendo camiseta amarilla (o con franjas amarillas y azules o negras) y pantalón azul.

Primera participación del Mirandilla FC en competición oficial, en 1924 frente al Aurora FC de La Línea.

Por diferentes razones, durante la década de los veinte, el Español FC entra en una profunda crisis, institucional y deportiva, arrastrando a todo el fútbol de Cádiz, que prácticamente llega a desaparecer. Por el contrario, es un momento álgido del fútbol en el resto de España, pues se ha extendido y popularizado por todo el territorio, todas las poblaciones tienen su equipo, los modestos campos de juego pasan a ser importantes estadios, con capacidad para miles de espectadores y el profesionalismo es una realidad. Los equipos son cada vez más competitivos, se organizan campeonatos, copas y trofeos, destacando la Copa de España, que se viene celebrando desde 1903; y en 1929 se organiza la primera edición del campeonato de Liga.

En Cádiz subsisten muchos equipos menores, pero ninguno con suficiente potencial para competir fuera de la ciudad. Algunos de estos equipos son Gimnástica FC, Balompié FC, CD España, Aurora FC de Cádiz, Esperanza FC, Olímpico FC, Nacional FC o Sporting FC. También están los equipos militares, gremiales o de colegios, entre los que destaca el Mirandilla FC.

EL MIRANDILLA FC SE CONVIERTE EN EL EQUIPO DE CÁDIZ (1928-1933)

Confirmada la desaparición del Español FC en 1928, algunos de esos equipos menores luchan para ocupar su lugar y convertirse en el equipo de Cádiz. Los principales aspirantes se reducen al Gimnástica FC, FUE (equipo de la facultad de Medicina) y Mirandilla FC, que tiene la ventaja de contar con una estructura organizativa, buena base de jugadores, y, sobre todo, un campo propio, “El Velódromo” (1921-1932), situado junto al puente de San Severiano.

Anuncio de partido del Mirandilla FC en su antiguo campo del Velódromo (1922).

Anuncio de partido del Mirandilla FC en su antiguo campo del Velódromo (1932).

 

 

 

 

 

 

 

Sin embargo, mientras el resto de equipos gozan de las simpatías de aficionados, el Mirandilla FC es visto como “el equipo de los curas”, algo que en plena República no le reporta demasiadas facilidades. Como última alternativa para evitar que el equipo del colegio se convierta en el equipo de Cádiz, se constituye un nuevo equipo, el Cádiz Sport Club, respaldado por el Real Club de Tiro, que le cede sus instalaciones y que aglutina a buena parte del aficionado y exjugadores y exdirectivos del desaparecido Español FC. El Cádiz Sport Club, que viste de blanco, es popularizado como “el Cádiz”, incluso en ocasiones se anuncia en la prensa como Cádiz FC.

Cádiz Sport Club (1932).

La pugna entre Cádiz Sport Club y Mirandilla FC, que queda registrado el 8 de enero de 1931 como Sociedad Cultural y Deportiva Mirandilla FC, se recrudece más allá de lo puramente deportivo, con escenas y momentos de alta tensión, produciéndose graves incidentes en casi todos los partidos. Pese a todo, la afición al fútbol se reactiva y los partidos, siempre de carácter “amistoso”, atraen cada vez más la atención de la prensa y de la población.

Mirandilla FC (1932).

NECESIDAD DE UN STADIUM (1931-1933)

Rivalidad entre Mirandilla FC y Cádiz Sport Club por convertirse en el equipo de Cádiz (1931)

Todavía no hay nivel deportivo para competir en campeonatos oficiales, ni siquiera en categoría regional. El mayor inconveniente es no disponer de un campo de juego, con unas condiciones mínimas para la práctica deportiva y para poder dar cabida con seguridad a los aficionados.

Tanto el Campo de las Balas, como el del Velódromo no pasan de ser dos terraplenes vallados con una pequeña grada para la presidencia.

El paso definitivo para convertirse en el primer equipo de Cádiz pasa ineludíblemente por disponer de un estadio. La necesidad de construcción de un estadio es un clamor popular, reflejado también en la prensa, pues Cádiz es la única capital andaluza que no tiene estadio de fútbol, incluso otras poblaciones de la provincia ya lo tienen, como San Fernando, Jerez, La Línea o Algeciras.

ADQUISICIÓN DE LOS TERRENOS PARA CONSTRUIR EL STADIUM

La Asociación de Antiguos Alumnos del colegio Mirandilla, que es la responsable de todo lo relativo al club de fútbol, será quien gestione todas las operaciones relativas a la compra, construcción y posterior administración del nuevo campo de fútbol.

El 20 de octubre de 1932, Diario de Cádiz publica una entrevista a José Llamas, secretario de la SCD Mirandilla, quien informa que la Sociedad ya se ha hecho con unos terrenos para la construcción de un gran stadium, es decir, un nivel muy superior a los tradicionales campos de fútbol. Se trata de unos terrenos a las afueras de la ciudad, en la avenida 14 de abril (posteriormente Ana de Viya), junto a la plaza de toros, y que son propiedad, en su mayor parte, de un particular, Julián Díaz.

Maqueta del Campo de Deportes Mirandilla.

José Llamas habla de un proyecto muy ambicioso y que ha surgido casi de casualidad, pues la idea era operar una profunda reforma del Campo del Velódromo, pero que ha quedado abortada por una serie de inconvenientes, surgiendo entonces la oportunidad de comprar estos terrenos.

En la entrevista aporta muchos detalles del proyecto, del que más adelante se presentará una maqueta en madera, la cual aún se conserva. La construcción definitiva del estadio no tendrá nada que ver respecto a la maqueta, por lo que en nada puede serr un referente de cómo fue el Campo de Deportes Mirandilla.

La Sociedad llegará a un acuerdo de arrendamiento con este particular, Julián Díaz. De las palabras de José Llamas se desprende que para la compra ha habido una aportación anónima, así como la colaboración de dos ilustres mirandillistas, José García Belizón y Rafael López Gazzo.

El problema es que el terreno adquirido no es suficiente, siendo necesario contar con un terreno anexo, que es de propiedad municipal. El 11 de diciembre de 1932 se acuerda la cesión por parte del Ayuntamiento de esta otra parte del terreno, con un pago de 882 pesetas anuales como canon, que se irá abonando trimestralmente y por adelantado.

El total del terreno adquirido ocupa un área de 14.000 m2.

El 20 de mayo de 1933, la SCD Mirandilla elige nueva Junta Directiva, quedando presidida por Tomás Alonso Arce, siguiendo José Llamas como secretario.

Con la construcción del stadium, el Mirandilla FC gana la batalla por la hegemonía del fútbol en Cádiz, pero no sólo por el proyecto de estadio, sino también por su proyecto educativo, deportivo y profesional, contando con equipos de suplentes (“B”), equipos infantiles y equipos colaboradores, así como otras prácticas deportivas. El Cádiz Sport Club se da por vencido.

CONSTRUCCIÓN DEL CAMPO DE DEPORTES MIRANDILLA

Según se verifica en la documentación estudiada por José Mª Pérez Valiente, para sufragar las obras de construcción del Campo se lanza una recogida de donativos, consiguiéndose 18.477 pesetas. Las obras se desarrollan en dos fases:

Primera fase: Con esa cantidad se inician las obras de allanamiento del terreno, levantamiento de muros y construcción de dependencias, lo que supondrá un gasto de 17.250,50 pesetas.

Segunda fase: Para la segunda fase queda un remanente de 1.206,50 pesetas, cantidad muy insuficiente para afrontar la construcción de las gradas y barandillas y las complicaciones para la nivelación del terreno de juego, un imprevisto que va a acarrear muchos más problemas de lo previsto.

El presupuesto obliga a que se tenga que solicitar un crédito bancario de 12.000 pesetas al 7% de interés. Posteriormente habría que ampliarlo hasta las 20.000 pesetas. Se acuerda que la operación se irá satisfaciendo con los ingresos de la cantina, publicidad y el alquiler de las instalaciones.

En Julio de 1933 el Mirandilla FC es admitido en la Federación Regional Sur de Fútbol, por lo que la próxima temporada jugará partidos oficiales en la Segunda categoría regional.

Además de la construcción del Campo de Deportes Mirandilla, en octubre de 1933 la entidad abre el “Casino Mirandilla”, una especie de sede social para los socios del club, ubicado en calle Ancha 15, siendo su presidente Don Tomás Alonso y Arce.

COMISIÓN ADMINISTRADORA DEL CAMPO DE DEPORTES MIRANDILLA

En diciembre de 1933, la Asociación de Antiguos Alumnos de la Escuela San Miguel Arcángel – Mirandilla constituye la “Comisión Administradora del Campo”, a través de la cual se formalizarán todas las gestiones del recinto deportivo.

Esta sociedad, que debe rendir cuentas ante la Asociación de Antiguos Alumnos, está dirigida por el propio presidente y secretario de la SCD Mirandilla FC, Tomás Alonso Arce y José Llamas. La Comisión se divide a su vez en dos subcomisiones: una administrativa, con José Luis Roldán y Rafael Díaz; y otra de gobierno, presidida por Pedro Lamet, como presidente de la Asociación de Antiguos Alumnos.

En los Estatutos de la Asociación de Antiguos Alumnos de la Escuela San Miguel Arcángel – Mirandilla se añade un apéndice al respecto:

De la Comisión Administradora del Campo de Deportes Mirandilla:

Bajo la denominación de Comisión Administradora del Campo de Deportes Mirandilla, se constituirá una Comisión que funcionará autónomamente, pero dando cuenta semestralmente a la Asociación del estado económico, ingresos y gastos (…) La Comisión redactará un Reglamento de Gobierno Interior, por el que vendrá obligado a regirse. Tendrá facultad, si sus medios lo permitieran, para adquirir el terrero del campo, arrendar éste y para cuanto redunde en la mejor explotación del mismo. Una vez amortizada en su totalidad la deuda actual, la Comisión se disolverá, pasando todos sus intereses, campo y mobiliario a la Asociación, que dispondrá de la organización y explotación de la manera que estime oportuna”.

El día 21 de junio de 1934 se celebra Asamblea General, donde se nombra presidente de la SCD Mirandilla FC a Luís Arroyo Crespo.

EL CAMPO DE DEPORTES MIRANDILLA (1933-1955)

Los terrenos adquiridos por la sociedad lasaliana para la construcción del stadium se encuentran en la avenida “14 de abril”, en las afueras de la ciudad, justo al lado de la Plaza de Toros y muy cerca de la popular venta de La Palma. Esta combinación de fútbol y toros hace que se cree un espacio de ocio y animación en las afueras de la ciudad. La avenida, hasta entonces un espacio muerto, cobra vida cada vez que hay toros o fútbol, con caravanas de personas, coches y tranvías. Y hasta coches de caballo. Uno de los mitos es la simultaneidad de fútbol y toros, pues muy pocas veces coincidieron los dos espectáculos, pues las corridas, salvo alguna “charlotada”, solían comenzar a las cinco o cinco y media de la tarde; y el fútbol comenzaba más temprano, a las tres y cuarto o tres y media, debido a que el campo carecía de iluminación.

Avenida 14 de abril, posteriormente Ana de Viya.

El mayor inconveniente es que el terreno tiene una gran inclinación, por lo que será necesaria una profunda obra de nivelación, que terminará siendo mucho más dificultosa de lo esperado.

Las características del Campo de Deportes Mirandilla en su inauguración, pues posteriormente tendrá varias remodelaciones de ampliación, son las siguientes:

Campo de Deportes Mirandilla – Entrada Principal.

 

Campo de Deportes Mirandilla (1933).

Campo de Deportes Mirandilla desde la plaza de toros (años 50).

Parada de Manolo Bueno en Mirandilla.

Campo de Deportes Mirandilla – Palco de autoridades.

Balaustrada de madera.

Campo de Deportes Mirandilla – Vestuarios, enfermería y aseos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Buena parte de la prensa nacional se hace eco de la noticia, ensalzándose el esfuerzo y el buen trabajo realizado, como así lo refleja el diario ABC en su edición del 28 de agosto de 1933: “El campo es magnífico, pudiendo considerarse como uno de los mejores de Andalucía”.

INAUGURACIÓN DEL CAMPO DE DEPORTES MIRANDILLA (1933)

Cartel del partido de inauguración de campo de Deportes Mirandilla.

En agosto de 1933 las obras están finalizadas y se preparan los actos de inauguración, organizándose un atractivo partido entre el Mirandilla FC y el Betis Balompié (durante la República se retiraron los títulos de “Real”) para el domingo 27 de agosto de 1933 a partir de las cinco y cuarto de la tarde. Los contendientes se disputarán una magnífica copa de plata, donada por José Oliveros, directivo mirandillista. Los actos de inauguración van más allá del partido, organizándose diversos actos en la piscina de la playa desde primeras horas de la mañana, con pruebas de natación, concursos de saltos y un partido de wáter polo entre el Cassual de Gibraltar y el Sporting Club de Cádiz. Al mediodía se programan divertidos juegos, como una cucaña y cacería del pato.

Anuncio en prensa del partido de inauguración de Mirandilla.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La animación es tremenda, la avenida es un hervidero de aficionados hacía el nuevo estadio, similar a las que se producen cuando hay corrida de toros. Los socios de la sociedad al corriente de pago tienen entrada gratis y una bonificación del 25% en el precio de las entradas en los partidos del equipo. La entrada principal del estadio está flanqueada por la bandera amarilla y azul mirandillista y la verdiblanca bética.

Animación en la avenida hacia Mirandilla y plaza de toros.

Aunque se anuncia al Betis Balompié, éste se presenta con mayoría de suplentes, aunque participan algunas de sus estrellas, como el portero Jesús, Adolfito o Paquirri, así como el afamado entrenador Patrick O’Connell.

Los equipos que saltan al terreno de juego en este día tan especial son:

Mirandilla FC: Cristino (capitán); Sánchez-Moreno, Narváez; Segura (Pepín Madrid), Chicla Gamero, Espinosa (Mercedes); Durán, Romero, Rafael Madrid, Pepe y Pérez.

Betis Balompié: Jesús; Aranda, Jesusín (Valera); Quino, Ford, Adolfito; Telera, Galán, Paquirri, Petet y Valera (Quemado).

El árbitro es el exjugador españolista Llorente y se designa a una “madrina” del estadio, algo bastante normal en la época, recayendo en Mª Luisa Gómez, que hace el protocolario saque de honor.

Inauguración del Campo de Mirandilla, con saque de honor de la madrina.

El partido finaliza con victoria visitante por 3 a 5, teniendo el honor de marcar el primer gol del nuevo estadio el delantero bético Galán. Pérez en dos ocasiones, una de penalti y Pepín anotan para el Mirandilla FC; y Galán, dos de Telera, Quemado y Paquirri para el Betis.

VENTA DEL CAMPO MIRANDILLA A “LA ESCOLAR S.A.”

Según documentos de José Mª Pérez Valiente, la gestión del Campo es absolutamente ruinosa y el 30 de junio de 1934, apenas un año después de su inauguración, la Comisión Administradora presenta en Asamblea Extraordinaria una deuda de cerca de 60.000 pesetas (59.831,30 ptas.), además de la hipoteca bancaria contraída. Apenas hay posibilidades de sacar rédito al Campo, prácticamente ninguno, y todos son gastos, sobre todo de personal y de mantenimiento. La situación es crítica, pues existen deudas que hay que liquidar en un plazo máximo de tres meses para evitar el embargo por impago.

En esta situación crítica, se establece contacto con una entidad dispuesta a adquirir el terreno. Se trata de “La Escolar S.A.”, que está vinculada con la congregación religiosa “Esclavas del Corazón de Jesús”, que también regenta varios centros escolares.

Las condiciones de venta se establecen en un valor de 125.000 pesetas, que serían abonadas con una entrega inmediata en metálico de 25.000, traspaso del crédito de 20.000, pago el próximo año de 30.000 y las restantes 50.000 al segundo año. Los intereses de estas 80.000 pesetas serían al 5%. En las negociaciones es condición sine qua non que el Mirandilla FC (posteriormente Cádiz FC) siga jugando sus partidos en el Campo, con preferencia a cualquier otra actividad, hasta la construcción de otro recinto, así como la conservación del nombre “Campo de Deportes Mirandilla”. Finalizada la operación, el saldo resultante, serían de unas 50.000 pesetas, que pasarían a beneficio de la Asociación de Antiguos Alumnos.

Sin embargo, la Asamblea rechaza la propuesta de venta presentada por Pedro Lamet, pese a sus sólidos argumentos. La negativa es provisional, pues se confía en encontrar una solución alternativa a la venta. Con este objetivo se nombra una Comisión para que busque otras posibles soluciones, dándose un plazo de cuatro semanas. Esta Comisión queda formada por Román Asensio, Eduardo Cabrales, Joaquín Silvela y Antonio Gómez. Las gestiones no encontrarán resultados favorables, por lo que finalmente no queda otro remedio que retomar el contacto con La Escolar S.A. para la venta del Campo.

Tras varias reuniones, el día 19 de noviembre de 1934 se firma un contrato privado entre la Comisión Administradora, representada por su presidente Antonio L. Grosso y el vocal administrador José Luis Roldán; y “La Escolar SA”, representada por su director Adolfo Núñez Palomino y su gerente José Antonio Pérez y Díez de Velasco. El pago se alargaría durante seis años, finalizándose en su totalidad en agosto de 1940.

Con el dinero conseguido por la venta del Campo, la congregación lasaliana costeará el Instituto de La Salle, que lo repondría más tarde, y se adquirió una máquina de cine para la proyección de películas al alumnado.

EL MIRANDILLA FC ALCANZA LA SEGUNDA DIVISIÓN (1935)

Con el flamante estadio Mirandilla, el club inicia un obligado proceso de profesionalización, necesario para poder competir con garantías en competiciones oficiales. Para dirigir dicho proceso se contrata a Juan Armet de Castellví, Kinke, que toma el control deportivo. Kinké era una de las mayores figuras del fútbol nacional después de una gloriosa etapa de diez años en el Sevilla FC y haber entrenado al Valencia FC y Real Betis Balompié.

La gran estructura organizativa y deportiva del club se ve correspondida en los resultados, proclamándose campeón del Regional de Segunda Categoría en 1934. La afición gaditana ha dejado de estar dividida y ahora todos hacen piña con el equipo, el Mirandilla FC. En la temporada siguiente, se alcanza el subcampeonato del Regional de Primera Categoría, lo que va a permitir disputarse una plaza en el Campeonato Supraregional, y con ello, alcanzar la Segunda División. La gran final para ascender a Segunda se juega en Sevilla el 25 de agosto de 1935 frente al Onuba FC (actual Recreativo de Huelva), ganando el Mirandilla FC por uno a cero. Este hecho supone el renacimiento definitivo del fútbol en Cádiz, con un gran estadio, un gran equipo en Segunda División y una afición unida y entregada al equipo de la ciudad.

Ascenso a Segunda frente al Onuba FC (1935).

El único conflicto en esta idílica situación es el del nombre de “Mirandilla”, pues son muchas las voces que reclaman que el equipo de Cádiz lleve el nombre de la ciudad por toda la geografía española, pues como “Mirandilla” no es reconocible fuera de la localidad.

DE MIRANDILLA FC A CÁDIZ FC (1936)

Desde la misma construcción del estadio, cuando ya el Mirandilla se afianza como equipo de Cádiz, surge el debate sobre la conveniencia de que cambie de nombre para que lleve, de una u otra manera, el nombre de la ciudad. Cuando se consigue ascender a Segunda División, el debate se recrudece y cada vez son más las voces que piden que el equipo lleve el nombre de Cádiz. También hay una oposición frontal, sobre todo desde los sectores más tradicionales del club y del colegio, pues consideran que perder el nombre de “Mirandilla” sería abandonar la esencia, el espíritu y la historia del club lasaliano.

El debate sobre el cambio de nombre coincide con la celebración de las Bodas de Plata del Mirandilla, veinticinco años, estableciéndose su fundación oficial en 1910, aunque el equipo ya existiera, como mínimo, desde 1908. Incluso se abre una encuesta en prensa para proponer nombres.

El Mirandilla FC (1910).

Tras la finalización de la temporada 1935/36, con el descenso del equipo a Tercera, se celebra una Asamblea Extraordinaria con un único punto en el orden del día: el cambio de nombre. La Asamblea comienza la noche del 24 de junio de 1936 y ya con fecha de 25 de junio se aprueba, tras mucho debate y discusiones, el cambio de nombre, pasando de “Mirandilla FC” a “Cádiz FC”. Las actas dejan claro que sigue siendo el mismo club a todos los efectos, salvo que cambia su nombre. Apenas un mes después se producirá el golpe de Estado militar que conllevará a la Guerra Civil y con ello a la paralización de las competiciones deportivas.

EL ESTADIO MIRANDILLA Y EL CÁDIZ FC DURANTE LA GUERRA (1936-1939)

El estreno del nuevo nombre, Cádiz FC, y el auge entusiasta por el fútbol en la ciudad, coincide con la guerra y la suspensión de las competiciones. Muchos equipos paralizan sus actividades, pero el Cádiz FC es de los pocos que se mantiene activo, con partidos amistosos y benéficos en el Campo de Deportes Mirandilla.

El estreno del Cádiz FC con su nuevo nombre se produce el 27 de septiembre de 1936 en Mirandilla en un partido frente al Arsenal de San Fernando. El equipo estrena equipación, con un escudo de Hércules con dos leones bordado en la camiseta amarilla. Se disputan la “Copa del Ejército”, en un ambiente cuasimilitar, con el campo adornado de banderas españolas, nazis e italianas, como representantes del fascismo, con el himno falangista y con el saludo romano. El Cádiz FC se hace con la Copa al imponerse por 6 a 2.

Primer partido del Cádiz FC como tal tras el cambio de nombre (1936).

El Cádiz FC es utilizado políticamente por las autoridades fascistas para sacar beneficios para entidades y asociaciones golpistas, organizando escenarios y eventos para su propaganda y para el lucimiento de la clase política y militar. Entre estos partidos destacan especialmente tres: uno jugado el 2 de enero de 1938 frente a un combinado nacional; otro el 30 de abril de 1939 frente a una escuadra nazi cuyo buque está en el muelle; y otro jugado el 8 de junio de 1939 frente al Betis Balompié en la festividad del Corpus, coincidiendo con un evento taurino con la presencia estelar de Manolete.

Cartel del partido del Cádiz FC frente al combinado nacional.

Cartel del partido del Cádiz FC frente a la escuadra nazi.

 

 

 

 

 

 

 

 

La Federación Regional Sur organiza a principios de 1939 el Campeonato Regional, donde juega el Cádiz FC su primer partido oficial como tal. El partido se disputa el 15 de enero de 1939 en Mirandilla frente al Sevilla FC, con derrota por 2 a 5.

DE LA GLORIA AL DESASTRE (1939-1944)

Con la reanudación de las competiciones en 1939, tras la guerra, muchos equipos no están en condiciones de competir y para completar los grupos se determina que no se formalicen los descensos producidos en 1936. Con ello, no se concreta el descenso del Mirandilla FC, quedándose en Segunda. La FEF, como no podía ser de otra forma, reconoce el cambio de nombre del club y otorga dicha plaza al Cádiz FC.

Con estas esperanzadoras perspectivas, se acometen importantes obras de restauración y ampliación del estadio Mirandilla, colocándose gradas en los fondos y ampliando las gradas laterales en varias alturas más, alcanzándose en algunas zonas hasta diez escalones de público. También se resiembra el terreno de juego, se construyen trece palcos, con el presidencial en el centro, y se coloca el emblemático “marcador de las bombillas”.

Marcador de las Bombillas.

En esa temporada 1939/40 el Cádiz FC estará a un paso de lograr el ascenso a Primera División. Se proclama campeón de su grupo, el grupo V, y se clasifica para la liguilla de ascenso a Primera, algo muy celebrado en toda la ciudad, con caravana de animación.

Celebración del campeonato del grupo V de Segunda División (1940).

Bastaba un empate en la última jornada frente al Real Murcia en Mirandilla para conseguirlo. El estadio presentaba un lleno espectacular y toda la ciudad estaba con el equipo a muerte, pero se produjo el “Mirandillazo”, el equipo amarillo perdió y no pudo conseguir el ascenso, quedando Mirandilla como un funeral.

Escudo del CD Hércules Gaditano.

En 1941 el Cádiz FC volverá a cambiar su nombre, esta vez por imperativo legal, pasando a llamarse Cádiz CF, pues se prohibían los extranjerismos en los nombres de los equipos.

El equipo no digirió bien el desastre del “Mirandillazo” y los años siguientes llevarán al club al borde de la desaparición. En 1943 desciende a Tercera; y para no desaparecer tiene que fusionarse con el CD Hércules Gaditano, compitiendo la temporada 1943/44 con el nombre de Hércules de Cádiz CF.

Será un desastre y se desciende a Regional, rompiéndose la fusión y volviendo como Cádiz CF, ascendiendo de nuevo a tercera en 1945. Eran malos tiempos para el fútbol en Cádiz, para el fútbol en Mirandilla.

OBRAS Y REMODELACIONES

Ya en diciembre de 1936 se acometen unas obras para colocar una zona de banquillos y puestos para los guardias.

En 1940 el Campo presenta un estado muy lamentable, incluso con riesgos de derrumbe, por lo que se acometen unas reformas valoradas en ochenta mil pesetas. Es la principal obra que se acomete en la historia del Campo:

En 1946 el estado del Campo vuelve a ser bastante malo, y la explosión de 1947 lo arrasa casi al completo, dejándolo en precarias condiciones, potenciándose las exigencias para la construcción de un nuevo estadio.

Nuevas obras de acondicionamiento en 1951.

Plano del Campo de Deportesd Mirandilla en su época final.

OTRAS ACTIVIDADES EN  MIRANDILLA

Aunque el Mirandilla FC tiene absoluta prioridad de uso del Stadium, los gestores se comprometen a facilitar su uso a otros equipos locales y otras actividades. Esta proclama de buenas intenciones cae en el olvido con el paso del tiempo, pues la realidad es que sólo será usado por los mirandillistas, salvo en contadas ocasiones, como la Gimnástica FC.

También será utilizado para otras prácticas deportivas, como concursos hípicos, tiro de pichón o tiro al plato.

Hípica en Mirandilla.

Para poder sufragar gastos, con la colaboración del Ayuntamiento, se conseguirán ingresos alquilando el Campo para actividades como boxeo o cine al aire libre, que se desarrollaban en la explanada de entrada.

EL OCASO DEL CAMPO DEL MIRANDILLA (1945-1955)

Para agudizar más los males, la explosión del arsenal militar el 18 de agosto de 1947 (Explosión de Cádiz) deja el estadio del Mirandilla prácticamente arrasado, siendo utilizado como hospital de emergencia. El estadio queda muy deteriorado y nunca recuperará su esencia. En los años siguientes, el Cádiz CF deambulará por Tercera División con más pena que gloria, con un campo desfasado con los tiempos y una afición desmotivada y entregada a otras aficiones, especialmente los toros.

Desde principios de los cincuenta, el Cádiz CF comienza a resurgir de sus cenizas, pero las exigencias sociales y aspiraciones deportivas obligan a la construcción de un nuevo estadio. El que fuera floreciente y moderno estadio ha envejecido con mucha rapidez, convirtiéndose en un deplorable campucho de fútbol. Las exigencias para la construcción de un nuevo estadio van dirigidas al Ayuntamiento, pues el equipo es el equipo de la ciudad, el equipo de Cádiz y su imagen afecta a la imagen de la ciudad. Ahora es una responsabilidad municipal.

Finalmente, el Ayuntamiento se compromete con el proyecto y se hace con unos terrenos en las afueras de la ciudad, en La Laguna, propiedad de la familia Martínez del Cerro. El nuevo estadio comienza a construirse en mayo de 1954 y se inaugurará en septiembre de 1955, con el nombre del padre del entonces alcalde.

Estadio Carranza en construcción.

El viejo campo del Mirandilla tendrá un final glorioso, pues en la temporada 1954/55 el Cádiz CF iba a alcanzar el ansiado ascenso a Segunda División. El último partido en Mirandilla se juega el 24 de abril de 1955, ganando el Cádiz CF al CD Iliturgi por 3 a 1. Como no podría ser de otra manera, toda la ciudad se lanzó a celebrar el ascenso a Segunda, donde se estrenaría el estadio Carranza en la temporada 1955/56.

Celebración del ascenso a Segunda (1955).

ADIOS AL CAMPO DE DEPORTES MIRANDILLA

La propiedad de los terrenos del Campo de Deportes Mirandilla, a nombre de la sociedad “La Escolar S.A.”, será regularizada para constatar como propietaria la congregación religiosa “Las Esclavas”. Se formaliza una transacción de compra venta, aunque realmente la sociedad “La Escolar S.A.” estaba directamente vinculada con la congregación religiosa.

La congregación compra también terrenos anexos al campo, donde construira el edificio del colegio, que llevará el nombre de “San José – Las Esclavas”, que aún perdura, quedando la explanada del viejo Campo de Mirandilla para la cosntrucción de patios y pistas deportivas del colegio.

Explanada de Mirandilla para construcción de colegio Las Esclavas.

Durante muchos años el colegio utilizará parte de las gradas del viejo Mirandilla para sus campos de deportes.

Las fuentes de documentación para la realización de este artículo son los artículos y crónicas de prensa, el análisis pormenorizado de fotografías y, sobre todo, los testimonios de muchos gaditanos que vivieron esa parte de la historia y que hoy la recuerdan con nostalgia. Destacar entre ellos a Manuel Granado Infante, José Mª Pérez Valiente, Eugenio Espinosa, Cayetano Palma, Valentín de la Varga, Alejandro Acedo, Manolín Bueno y un largo etcétera. Infinidad de gracias a todos ellos.

Patios del colegio Las Esclavas en los terrenos de Mirandilla.